22 febrero 2012

El significado del Color y del Diseño


El niño descubre que hay una relación entre el color y el objeto, por lo que los colores que usa no son algo casual y por eso suele repetir los mismos colores para los mismos objetos. El establecimiento de un color definido para un objeto y su constante repetición es un reflejo directo del desarrollo progresivo del proceso intelectual del niño, quien ya ha comenzado a desarrollar la capacidad de categorizar, de agrupar cosas en clases y de hacer generalizaciones. 

Para el niño el poder comprobar que el color de su pintura es el mismo que el del objeto que está pintando resulta un importante descubrimiento y una experiencia satisfactoria. El niño empieza a encontrar cierto orden lógico en el mundo y está estableciendo relaciones concretas con las cosas que le rodea.
Cada niño desarrolla sus propias relaciones de color, pudiendo ser el origen de estos esquemas de color individuales el concepto visual o emocional del color. Aparentemente, la primera relación significativa que el niño tiene con un objeto puede determinar su esquema de color. Dicho esquema no cambiará, a menos que el niño se vea envuelto en alguna experiencia en la cual adquiera importancia un cambio de color.

La enseñanza de los aspectos formales de las proporciones iría en detrimento de la espontaneidad y de la libertad típicas de los dibujos de los niños, pues interferiría con su innata necesidad de expresión. Los elementos formales como el equilibrio y el ritmo, cuando se los utiliza como guía o motivación, fallan en su propósito.